VEHICULOS DE HIDROGENO

Vehículos de hidrógeno enfocados a la movilidad urbana

Apps para facilitar la conducción

En los últimos tiempos se están buscando múltiples alternativas para hacer que el transporte y la movilidad urbana sea considerablemente más sostenible con el propósito ayudar a paliar el daño que ya se le ha infligido a la atmósfera. Aquí, precisamente, es donde entran en juego los vehículos de hidrógeno.

En este sentido, todo parece indicar que los vehículos de hidrógeno van a cobrar un gran protagonismo. Y es que se prevé que, en una década, sustituyan a los coches de combustión. Por ello, en Consman mantenemos una continua formación en las actualizaciones de estos sistemas.

Los vehículos de hidrógeno están más cerca de lo que podemos pensar

A pesar de que pueda parecer sorprendente, el hidrógeno lleva funcionando en los coches desde hace ya muchos años. Es más, los  módulos utilizados en las misiones Apolo de la NASA ya utilizaban instrumentos electrónicos que se alimentaban con pilas de combustible de hidrógeno. Y de eso hace ya más de sesenta años. No obstante, en la actualidad, los vehículos de hidrógeno son los grandes favoritos para dominar la movilidad en la ciudad. ¿El motivo? Veámoslo

¿Cómo funcionan las pilas de hidrógeno?

Los coches de hidrógeno, al igual que ocurre con los eléctricos, hacen uso de pilas de combustible para que el motor eléctrico funcione. En el caso de los vehículos de hidrógeno, la pila se alimenta con este gas. Por lo general, estas celdas usan una membrana intercambiadora de protones que se encuentra colocada entre un cátodo y un ánodo, esto es, dos electrodos -uno positivo y otro negativo-.

Cuando el hidrógeno entra en el ánodo y el oxígeno en el cátodo, las moléculas de hidrógeno se convierten en protones y electrones mediante una reacción que origina un catalizador que suele ser de platino. Acto seguido, los protones traspasan dicha membrana hasta llegar al core del cátodo, y, posteriormente, los electrones arriban a un circuito exterior para que sean estos los que alimenten al coche. Por último, protones, oxígeno y electrones usan el cátodo para combinarse entre sí y generar agua.

Los vehículos de hidrógeno son mucho más eficientes

Aquellos vehículos que se orientan a la movilidad de las personas en la ciudad y que se impulsan con hidrógeno son considerablemente más eficientes que los que usan la combustión interna tradicional (de hecho, el porcentaje es 60% para los primeros y 20-30% para los segundos). Y por si fuera poco todo lo anterior, el coche de hidrógeno no emite gases nocivos, tan solo agua y aire caliente.

Otra razón por el que los vehículos de hidrógeno son más eficientes es porque tampoco emiten ruidos molestos, ni siquiera cuando se circula con ellos a más velocidad. La razón es la ausencia de elementos mecánicos o combustión en ellos. Además, son fácilmente escalables. Esto quiere decir que pueden acumular energía en función al tamaño del vehículo que haya que mover y además el tiempo de carga es mucho menor en comparación con los coches eléctricos, de tan solo entre 20 y 30 minutos.

En Consman estamos convencidos de que lograr una movilidad sostenible y respetuosa con el medio ambiente es posible, siempre y cuando sigamos avanzando para poner al alcance de todos estas alternativas. 

Sin comentarios

Deja tu comentario

Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.